Cómo sacarle el máximo partido a las vacaciones familiares en tiempos de pandemia

Los días son más largos, los primeros rayos de sol empiezan a tostar nuestra piel, hemos tenido que quitar ya mantas (o incluso edredones, en función de dónde vivamos) de la cama, los abrigos gordos han dejado paso a las rebecas y muchos ya tenemos una fecha marcada en rojo en nuestro calendario para dedicarlo única y exclusivamente a una ardua tarea: cambiar el armario de la temporada de invierno por la de verano. Y es que sí, la época estival está cada vez más cerca. Lo notamos físicamente y pronto nuestra mente también estará sumergida entre itinerarios de viajes, anuncios de alojamientos a pie de playa como consecuencia de no haber borrado las cookies de nuestros navegadores y las maletas descansarán en alguna esquina de nuestra casa con el objetivo de ser llenada en breve.