¿Por qué es más beneficioso vivir junto al mar que en el bosque? Varios estudios lo demuestran

Una suave brisa, el sonido de las olas, el brillo del sol sobre una superficie ondulada: hay algo profundamente relajante en estar sobre o dentro del agua. Esto ya se sabía en la antigüedad: los médicos recetaban aire marino para combatir la melancolía. Los franceses enviaron a los enfermos a manantiales naturales durante siglos. Ahora la ciencia también ha descubierto el poder curativo del agua.

Hoy somos más conscientes que nunca de lo bien que nos viene una estancia en la naturaleza. Cientos de estudios respaldan los efectos positivos. Los hallazgos se incorporan a medidas de política sanitaria y proyectos de renovación que tienen como objetivo atraer más gente del exterior. Porque con ello se pretende contrarrestar los problemas de salud que trae consigo la vida moderna.

Sin embargo, vale la pena echar un vistazo más de cerca a los estudios actuales antes de sumergirse en la naturaleza para aumentar tu bienestar físico y mental. Porque si intentas pasar el mayor tiempo posible en el campo, es posible que no estés completamente actualizado: una nueva investigación muestra que los lugares junto al agua pueden tener aún más que ofrecernos.

Vivir cerca del campo o del bosque

Está bien establecido que la naturaleza es buena para la psique humana. La práctica japonesa de Shinrin-yoku, más conocida como «baño de bosque«, que se estableció en la década de 1980, es una tradición probada de conectarse con el mundo exterior utilizando todos los sentidos. Los estudios han demostrado que tiene un efecto calmante sobre el ritmo cardíaco y los baños de bosque también reducen el nivel de las hormonas del estrés y la presión arterial.

Además, las personas que viven en zonas más verdes tienden a ser psicológicamente más sanas, pero ¿cuál es exactamente la conexión? ¿Realmente tienen que agradecer a la naturaleza por esta u otras razones? Un estudio de la Universidad británica de Exeter quería descubrir exactamente eso. En 2013, los investigadores examinaron datos de más de 1.000 personas que se habían mudado dentro de Inglaterra. El resultado: las personas que se mudaron a zonas más verdes de la ciudad se sintieron mucho mejor mentalmente después. Esto confirmó directamente por primera vez que los espacios verdes pueden hacer más felices a las personas.

Actualmente existe evidencia de que una visita a la naturaleza no sólo influye en el bienestar. También nos volvemos más atentos, más creativos, podemos recordar mejor las cosas… la lista es larga. Algunas personas pueden dormir mejor, otras pueden afrontar mejor la ansiedad o la depresión. De esta manera también se pueden aliviar los síntomas de enfermedades como el TDAH. Estos hallazgos poco a poco se están llevando a la práctica: los políticos locales están garantizando más espacios verdes en las ciudades y, en algunos países, los médicos incluso prescriben a sus pacientes que pasen tiempo en la naturaleza.

Pero es posible que nos estemos perdiendo algo si sólo nos centramos en el poder curativo verde. Hace unos diez años surgió por primera vez la idea de que los lugares junto al agua podrían ser incluso mejores que los del campo.

Vivir junto al mar es incluso mejor que en el bosque o el campo

Un grupo de investigación recopiló más de un millón de respuestas. Utilizando los datos de ubicación de los teléfonos, determinó que las personas en la naturaleza eran significativamente más felices que las de la ciudad. Incluso cuando tuvo en cuenta factores como el día de la semana o el clima, la conexión se mantuvo. Pero los investigadores escriben que la gente es, con diferencia, más feliz en las zonas costeras.

Tal y cómo también afirman los resultados de estos estudios los expertos en inmobiliaria costera y de naturaleza Mar & Golf, las zonas costeras son más apreciadas y elegidas para vivir o pasar las vacaciones que los espacios urbanos. Según los investigadores, esta diferencia es similar a la que existe entre el sentimiento de felicidad al visitar una exposición y el de hacer las tareas del hogar. Otras zonas naturales, como montañas, brezales e incluso aguas dulces, obtuvieron resultados significativamente peores: sólo recibieron entre dos y tres puntos más que las zonas urbanas.

En los últimos años, cada vez más proyectos de investigación han analizado los efectos de diferentes lugares en el agua. Uno de ellos descubrió que los lugares cerca del agua son mejores para nuestro bienestar físico y mental en comparación con los lugares en el campo. Según los resultados, el mejor lugar es aquel donde ambos están disponibles.

El efecto de la naturaleza es, en comparación con factores que influyen en el bienestar, como un buen trabajo, un matrimonio armonioso o unos hijos felices, sólo una gota en el océano. Aun así, se ha descubierto que vivir en entornos verdes puede compensar algunas desigualdades en salud mental que surgen de diferencias socioeconómicas. A veces se oye la acusación de que hasta ahora la investigaciones sobre el tema de los espacios verdes se ha centrado principalmente en la clase media. Pero dos grandes estudios recientes han demostrado que las personas de bajos ingresos que viven junto al mar son, en promedio, física y mentalmente más saludables de lo que cabría esperar dadas sus otras condiciones de vida. El desempleo, por ejemplo, se considera uno de los principales factores del bajo bienestar.

El hecho de que pasar tiempo en la naturaleza nos resulte tan estimulante tiene mucho sentido cuando miramos hacia nuestro pasado. A principios de la década de 1980, el biólogo Edward O. Wilson propuso su famosa hipótesis de la biofilia. Dice que nuestros cerebros están programados para buscar una conexión con la naturaleza porque evolucionamos a partir de ella. Incluso si es muy diferente del entorno en el que vivimos la mayoría de nosotros hoy.

¿Por qué el agua te hace tan feliz?

La llamada Teoría de la Restauración de la Atención también podría explicar los efectos. Dice que pasar tiempo en la naturaleza restaura la capacidad de concentración. Para entender esto, hay que observar la naturaleza de nuestra atención: básicamente, hay dos tipos de atención, la involuntaria y la dirigida o voluntaria. En el primero, somos cautivados por un estímulo interesante o inesperado (por ejemplo, una conversación íntima entre una pareja sentada a la mesa detrás de nosotros en el café), mientras que en el segundo tenemos que concentrarnos activamente en algo (por ejemplo, el libro que estábamos a punto de leer, antes de empezar a escuchar). Este tipo de atención requiere lo que los psicólogos llaman control de arriba hacia abajo. Eso significa: los pensamientos controlan las acciones. De abajo hacia arriba, por otro lado, significa que la información sensorial influye en lo que pensamos.

Cuando centramos nuestra atención, tenemos que bloquear las distracciones; esto es mentalmente muy exigente. Aquí es donde entra en juego la naturaleza. Está lleno de estímulos que atraen nuestra atención de forma ascendente. Esto le da a la mente un respiro. Tal vez se haya sentido revitalizado después de contemplar una hermosa puesta de sol o contemplar los árboles meciéndose suavemente con el viento. Esto podría deberse a que esta vista interrumpió los procesos de arriba hacia abajo en curso y le dio un respiro.

Esta idea ayuda a explicar por qué los lugares cercanos al agua parecen ser mejores que otras áreas naturales. Muestran un patrón de cambio diverso, especialmente en la costa. Las mareas cambian, las olas rompen en la playa, el sol brilla en el horizonte. El sonido e incluso la luz también cambian. Todos estos cambios ambientales tienen un efecto calmante y crean lo que los investigadores llaman una suave fascinación. Desvía nuestra atención de ciertos pensamientos, tal vez incluso de las cavilaciones negativas que son comunes en la depresión.

Los estudios también han demostrado que los lugares cercanos al agua nos motivan a hacer cosas que no son posibles en espacios verdes: jugar en la arena, nadar o remar, por ejemplo. Los niños suelen informar que junto al mar sus padres tienen más tiempo para jugar e interactuar con ellos. Independientemente de si dicha visita es con familiares o amigos, las actividades que se llevan a cabo allí parecen producir experiencias sociales fuertes y positivas. Este tiempo de calidad tiene un efecto positivo en el estado de ánimo y el bienestar.

Otra explicación posible, aunque controvertida, de la ventaja de las ubicaciones frente al mar se remonta mucho más atrás en nuestro pasado evolutivo. La mayoría de los biólogos evolutivos creen que los humanos se separaron del árbol genealógico de otros simios cuando abandonaron el bosque hacia la sabana. En 1960, el biólogo Alister Hardy respondió a esto con la tesis de que nuestros antepasados humanos se trasladaron a la costa y se adaptaron al hábitat de allí. Esta hipótesis sobre los simios acuáticos podría explicar muchas cosas; por ejemplo, por qué sabemos nadar extraordinariamente bien. Por qué nuestros cuerpos carecen en gran medida de pelo e incluso por qué caminamos sobre dos piernas. Después de todo, tenemos que mantener la cabeza a flote. Un argumento bastante fuerte a favor de mantenerse erguido y caminar.

Hay muchas pruebas de que nuestros antepasados pasaron tiempo dentro y alrededor del agua. Algunos de los primeros asentamientos humanos estaban llenos de conchas marinas desechadas. Esto sugiere que nuestros antepasados llevaban una dieta rica en proteínas. Esto podría haber estimulado el desarrollo del cerebro. Esto no significa necesariamente una preferencia por las vacaciones en la playa. Pero tenemos una cierta conexión con el agua que tiene sus raíces en la evolución.

Por qué es importante que los niños conecten con la naturaleza

Probablemente todos los padres de niños pequeños hayan sentido la imperiosa necesidad de salir con ellos a la naturaleza. El efecto calmante es nada menos que mágico, incluso si se trata de un corto paseo por el parque local. Probablemente haya algo más que la simple necesidad de desahogarse.

Pasar tiempo en la naturaleza puede tener un enorme impacto en los niños: tienen mejores notas escolares y mejor humor, y pueden concentrarse más fácilmente, incluso si padecen trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Aquellos que pasaron mucho tiempo en la naturaleza cuando eran niños pueden ser más conscientes del medio ambiente en la edad adulta. El acceso a los espacios verdes urbanos puede influir en las redes sociales y las amistades de los niños e incluso promover la inclusión intercultural.

El mar también puede hacer maravillas. Un estudio analizó a niños que habían sido expulsados de la escuela o corrían el riesgo de ser expulsados por problemas de conducta. Participaron en un programa de surf. Se descubrió que los niños no sólo estaban más en forma, sino que también desarrollaban actitudes más positivas hacia la escuela y las amistades. También obtuvieron una imagen corporal más positiva. El bienestar depende en gran medida de esto, especialmente en los primeros años de la adolescencia.

Si tienes la suerte de vivir cerca de una masa de agua o pasar allí unas merecidas vacaciones, hay cosas que puedes hacer para sacarle aún más provecho. Una investigación ha demostrado que lo importante no es la pura proximidad a la naturaleza o la duración de la estancia, sino si alguien se siente conectado con ella. En lugar de beber una piña colada en un sillón, debes interactuar activamente con la naturaleza, por ejemplo tomando fotografías, observando pájaros o nadando.

Los habitantes de las ciudades también pueden aprovechar los beneficios del agua. Los estudios han demostrado que algunos efectos se pueden transmitir a través de fotografías o documentales de la naturaleza. Crean un estado de ánimo positivo y ahuyentan el aburrimiento. Investigaciones posteriores han demostrado que la realidad virtual (VR) puede transmitir los efectos positivos de la naturaleza, tal vez porque desencadena una sensación de conexión similar. Un estudio encontró que las personas a las que les tuvieron que extraer un diente experimentaron menos dolor, ansiedad y estrés cuando dieron un paseo virtual por la playa durante el mismo. También se sintieron mucho más cómodos al volver a visitar al dentista que aquellos que habían dado un paseo virtual por una ciudad o no habían tenido experiencias de realidad virtual.

Entonces, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos para que nuestras ciudades sean más verdes, también deberíamos intentar hacerlas “más azules”. Los médicos que ya prescriben estancias en la naturaleza tal vez deberían también emitir también recetas “azules”. Para aquellos que ya disfrutan de pasar tiempo junto al agua, ahora existe una razón científicamente probada para desconectarse del trabajo, dirigirse al océano o al lago y disfrutar de sus beneficios.

Cómo aprovechar al máximo tu tiempo en la naturaleza

1. Tómate tu tiempo

Según un estudio realizado entre casi 20.000 personas, los beneficios para la salud comienzan cuando se pasa unas dos horas a la semana en la naturaleza. Cuanto más tiempo, mejor; esto se aplica hasta una duración de unas cinco horas. Entonces parece que se ha llegado a una meseta.

2. Las estancias más cortas también cuentan

No importa si pasas mucho tiempo en la naturaleza de una sola vez o en pequeños periodos a lo largo de la semana. Un estudio encontró que cada estancia debería durar al menos diez minutos.

3. Haz una conexión

Pasar tiempo en la naturaleza es más beneficioso cuando te sientes conectado con ella. Encuentra la manera de interactuar con él: tal vez te guste la jardinería, fotografiar el paisaje en diferentes épocas del año u observar aves y vida silvestre.

4. Salir incluso en invierno

Los estudios demuestran que la salud mental se beneficia de la naturaleza no sólo en verano sino también en invierno. Ahí es cuando muchos de nosotros más lo necesitamos. Lo ideal es que mantengas la conexión durante todo el año.

5. No lo fuerces

Las investigaciones muestran que las personas con depresión y ansiedad se sienten mejor cuando pasan tiempo en la naturaleza, pero tiene que ser su elección. Cuando las personas se sintieron presionadas a visitar la naturaleza, se sintieron menos felices y más ansiosas por el próximo viaje. Esto significa que las recetas de permanencia en la naturaleza que algunos médicos emiten pueden ser contraproducentes. Interactúa con la naturaleza a tu manera y no presiones a otros para que hagan lo mismo.

6. Calidad sobre cantidad

La calidad de los espacios verdes parece ser más importante que su tamaño. Hay dos características que reducen el estrés: las habitaciones que sirven como refugio seguro, por ejemplo rodeadas de árboles o setos, y aquellas que parecen especialmente naturales. Busca lugares como este.

Últimas Publicaciones
Consejos para un buen cuidado facial.

Consejos para un buen cuidado facial.

El cuidado facial es importante por varias razones:
Existen taquillas de vestuario modernas

Existen taquillas de vestuario modernas

A día de hoy existen establecimientos que comercializan taquillas para vestuarios que son la mar de modernas y algunas utilizan…
¿Por qué es más beneficioso vivir junto al mar que en el bosque? Varios estudios lo demuestran

¿Por qué es más beneficioso vivir junto al mar que en el bosque? Varios estudios lo demuestran

Una suave brisa, el sonido de las olas, el brillo del sol sobre una superficie ondulada: hay algo profundamente relajante…